video corpo

Refractómetro automático L-Rix 5000/5100, L-Rix 5200
de laboratoriopara la industria alimentariapara la industria farmacéutica

refractómetro automático
refractómetro automático
refractómetro automático
refractómetro automático
refractómetro automático
refractómetro automático
refractómetro automático
Añadir a mis favoritos
Añadir al comparador
 

Características

Tipo
automático
Aplicaciones
de laboratorio, para la industria alimentaria, para la industria farmacéutica, de proceso
Configuración
en línea

Descripción

Refractómetro en línea L-Rix 5000/5100/5200 Medición en línea del índice de refracción sin necesidad de mantenimiento El refractómetro en línea para mediciones de la concentración y el control en la producción de productos sin procesar, intermedios y terminados de Anton Paar, duradero y que no requiere de mantenimiento, ofrece una precisión de hasta ±0.0001 nD (±0.05 °Brix) gracias a tecnologiaóptica líder en la industria y asegura un uso sin mantenimiento con capacidad de soportar cualquier tipo de CIP/SIP. Sin mantenimiento – olvide los costos de servicio y manejo El refractómetro en línea L-Rix 5000/5100/5200 emplea tecnología óptica líder en la industria que amplía drásticamente la vida útil del instrumento, se aumenta la fiabilidad y seguridad y se reducen los costos. Una vez ajustados en fábrica, el L-Rix 5000/5100/5200 funciona con los valores ajustados guardados durante toda su vida útil. Benefíciese de la simplicidad de "instale y despreocúpese" y de los años de manejo continuo. En línea y altamente preciso – medición de la concentración en tiempo real allí donde más importa El L-Rix 5000/5100/5200 gestiona de manera eficaz de 0 a 100 concentraciones de peso y proporciona resultados de concentración y del índice de refracción comparables con los refractómetros de laboratorio. Le ofrece un control y monitoreo automáticos del proceso dónde más importa.

VÍDEO

Catálogos

No hay ningún catálogo disponible para este producto.

Ver todos los catálogos de Anton Paar
* Los precios no incluyen impuestos, gastos de entrega ni derechos de exportación. Tampoco incluyen gastos de instalación o de puesta en marcha. Los precios se dan a título indicativo y pueden cambiar en función del país, del coste de las materias primas y de los tipos de cambio.