Biorreactor de laboratorio RTS-8
para cultivos celularespara la investigación científica

biorreactor de laboratorio
biorreactor de laboratorio
Añadir a mis favoritos
Añadir al comparador
 

Características

Aplicaciones
de laboratorio, para la investigación científica

Descripción

RTS-8 es un bioreactor multicanal personal que usa la tecnología patentada Reverse-Spin® que utiliza el mezclado innovador no invasivo, mecánicamente controlado, con ahorro de energía, cuando la suspensión celular se mezcla al girar la probeta alrededor de su eje, con modificación de la dirección de rotación, lo que lleva a un mezclado altamente efectivo y la oxigenación de las células necesarias para culturas aerobias. En combinación con el sistema de medición de infrarrojo cercano se puede registrar la cinética de crecimiento de las células de una manera no invasiva en el modo de tiempo real. POSIBILIDADES El cultivo paralelo en ocho bioreactores Falcon de 50 mililitros permite ahorrar el tiempo y los recursos a fin de optimizar el proceso biológico El bioreactor individualmente controlado acelera el proceso de optimización Posibilidad de cultivar los microorganismos microaerofílicos y anaeróbicos obligados (condiciones anaerobias no estrictas) El principio de mezclado Reverse-Spin® permite realizar la medición no invasiva de biomasa en el modo de tiempo real El sistema óptico con la fuente de luz (infrarrojo cercano) permite registrar la cinética de crecimiento de las células Software gratis para almacenamiento, demostración y análisis de los datos en el modo de tiempo real Diseño compacto con perfil bajo y pequeñas dimensiones para uso personal Control individual de temperatura Enfriamiento activo para regulación rápida de temperatura, por ejemplo, para los experimentos con fluctuaciones de temperatura Generación de perfiles de las tareas para automatizar los procesos

VÍDEO

* Los precios no incluyen impuestos, gastos de entrega ni derechos de exportación. Tampoco incluyen gastos de instalación o de puesta en marcha. Los precios se dan a título indicativo y pueden cambiar en función del país, del coste de las materias primas y de los tipos de cambio.