Balanza de laboratorio electrónica EMB 200 series
de formacióncon indicador digitalde mesa

balanza de laboratorio electrónica
balanza de laboratorio electrónica
balanza de laboratorio electrónica
balanza de laboratorio electrónica
balanza de laboratorio electrónica
balanza de laboratorio electrónica
Añadir a mis favoritos
Añadir al comparador
 

Características

Tecnología
electrónica
Aplicaciones
de formación
Sistema de visualización
con indicador digital
Configuración
de mesa
Opciones y accesorios
con batería
Capacidad de pesaje

200 g, 2.000 g (7,05 oz)

Precisión de lectura

0,001 g, 0,01 g (0 oz)

Descripción

Balanza para colegios con función de determinación de densidad - La manera más fácil de determinar la densidad El panel de control gráfico e intuitivo permite determinar en segundos la densidad de los materiales sólidos y líquidos, por lo que se presta muy bien para usos escolares y de enseñanza - Campo de manejo intuitivo y con asistencia gráfica, además, es posible realizar de manera inmediata los pasos de trabajo sin tener que leer el manual de uso > no hace falta preparación = ahorra costos > ideal para operadores sin experiencia > procedimiento ilustrado en el tablero de control para evitar errores - Los 4 pasos se ejecutan de izquierda a derecha: 1.) Taro la balanza pulsando la tecla [TARE] 2.) Elegir modo de determinación de la densidad (sólidos/líquidos) 3.) Pesaje de la muestra/el cuerpo sumergible en aire 4.) Pesaje de la muestra/el cuerpo sumergible en líquido. La densidad se mostrará directamente en la pantalla - Con una estructura especialmente plana - Gancho para pesajes inferiores de serie - Lista para el uso: Pilas incluidas, 9 V bloque, tiempo de funcionamiento hasta 12 h, función AUTO-OFF para ahorrar energía - Nota: Juego adecuado para determinación de la densidad. Debe encargarse junto con el pedido
* Los precios no incluyen impuestos, gastos de entrega ni derechos de exportación. Tampoco incluyen gastos de instalación o de puesta en marcha. Los precios se dan a título indicativo y pueden cambiar en función del país, del coste de las materias primas y de los tipos de cambio.