video corpo

Máquina de llenado enteramente automática LIQFIL Super
intermitentede piede polvo

máquina de llenado enteramente automática
máquina de llenado enteramente automática
máquina de llenado enteramente automática
máquina de llenado enteramente automática
máquina de llenado enteramente automática
Añadir a mis favoritos
Añadir al comparador
 

Características

Especificaciones
enteramente automática, intermitente
Configuración
de pie
Uso previsto
de polvo
Tipo de recipiente
de latas, de tapón
Uso previsto
de laboratorio
Otras características
de alta velocidad
Capacidad de producción

2.600 p/h, 5.000 p/h, 40.000 p/h, 80.000 p/h

Peso del sistema de embalaje

Máx.: 3.050 kg (6.724,1 lb)

Mín.: 750 kg (1.653,5 lb)

Longitud del sistema de embalaje

685 mm, 1.325 mm (26,97 in)

Anchura del sistema de embalaje

775 mm, 1.465 mm (30,51 in)

Altura del sistema de embalaje

1.761 mm, 1.820 mm, 2.229 mm (69,33 in)

Descripción

Un sistema totalmente automático para el llenado de cápsulas duras con polvo, gránulos, comprimidos o líquidos. Disponemos de una amplia gama: desde unidades de alta velocidad hasta máquinas para uso en laboratorio. Las cápsulas pueden rellenarse con muestras clínicas o de investigación en diversas formas de dosificación, incluidos polvos, gránulos de dos capas, líquidos oleosos o pastosos y comprimidos. El método de llenado de polvo puede alternarse entre compresión por troquel y vibración mecánica. Tanto el disco de la tapa como el del cuerpo son discos de una sola pieza con una excelente precisión de separación, lo que facilita el reensamblaje tras la conversión, el desmontaje y la limpieza. Se puede seleccionar el método de llenado más adecuado a las características del polvo, lo que permite un llenado de gran precisión. En particular, el sistema vibrador con funcionamiento intermitente prolonga aún más el tiempo de vibración cuando la máquina está parada, y proporciona una precisión de llenado superior que no se observa en las máquinas llenadoras vibratorias convencionales.

---

* Los precios no incluyen impuestos, gastos de entrega ni derechos de exportación. Tampoco incluyen gastos de instalación o de puesta en marcha. Los precios se dan a título indicativo y pueden cambiar en función del país, del coste de las materias primas y de los tipos de cambio.