Pulsioxímetro de dedo ri-fox N
médicopara asistencia domiciliariainalámbrico

pulsioxímetro de dedo
pulsioxímetro de dedo
pulsioxímetro de dedo
pulsioxímetro de dedo
pulsioxímetro de dedo
Añadir a mis favoritos
Añadir al comparador
 

Características

Configuración
de dedo
Aplicaciones
médico, para asistencia domiciliaria
Opciones
alimentado por batería, inalámbrico
Color
azul
Frecuencia del pulso

Máx.: 235 unit

Mín.: 30 unit

Tasa de oxígeno

Máx.: 100 %

Mín.: 70 %

Autonomía de la batería

30 h

Descripción

El pulsioxímetro se sujeta fácilmente al dedo del paciente, preferiblemente el índice. Las mediciones son fáciles de leer en la pantalla LED tanto en entornos oscuros como iluminados. La pulsioximetría se define como: Una prueba utilizada para medir el nivel de oxígeno (saturación de oxígeno) de la sangre. Es una medida fácil e indolora de la calidad del envío de oxígeno a las partes del cuerpo más alejadas del corazón, como los brazos y las piernas. Se coloca un dispositivo similar a un clip, denominado sonda, en una parte del cuerpo, como un dedo. La sonda utiliza luz para medir la cantidad de oxígeno que hay en la sangre. Esta información ayuda al profesional sanitario a decidir si una persona necesita oxígeno adicional. Características y ventajas Un dispositivo pequeño y móvil con sensor integrado Medición sencilla y rápida fijándolo al dedo, preferiblemente el índice La pantalla LED es visible tanto en habitaciones oscuras como iluminadas El gráfico de barras del pulso en la pantalla indica visualmente la frecuencia del pulso Se apaga automáticamente a los 8 segundos para ahorrar batería El indicador de estado de las pilas (esquina superior derecha) muestra la carga restante en las pilas Las pilas son fáciles y rápidas de cambiar Incluye pilas AAA estándar Incluye una correa para la muñeca

---

Catálogos

No hay ningún catálogo disponible para este producto.

Ver todos los catálogos de Rudolf Riester
* Los precios no incluyen impuestos, gastos de entrega ni derechos de exportación. Tampoco incluyen gastos de instalación o de puesta en marcha. Los precios se dan a título indicativo y pueden cambiar en función del país, del coste de las materias primas y de los tipos de cambio.