Retinoscopio ri-scope® L
de mano

retinoscopio
retinoscopio
retinoscopio
retinoscopio
retinoscopio
Añadir a mis favoritos
Añadir al comparador
 

Características

Tipo de instrumento
retinoscopio
Características ergonómicas
de mano

Descripción

Prestigiosa óptica para la medición del poder refractivo. El retinoscopio ri-scope® L: aparato portátil Premium con reconocida óptica, reducción de reflejo y disponible con iluminación Xenón, además de una gran variedad de fuentes de alimentación. Se permite un reconocimiento y diagnóstico de fallos del poder refractivo, como son la miopía, hipermetropía o astigmatismo. Dos modelos disponibles: El retinoscopio de punto proyecta un rayo de luz circular. El retinoscopio de raya proyecta un rayo de luz lineal, que facilita la detección y diagnóstico de las anomalías refractivas astigmáticas. El reflejo lineal se mueve verticalmente sobre las pupilas del paciente con ligeros movimientos pendulares con respecto al eje. La sombra se mueve en el mismo sentido u opuesto. Movimiento de sombra en el mismo sentido (líneas positivas): cuando el paciente es hipermétrope. Movimiento de sombra en sentido reverso (líneas negativas): cuando el paciente es miope. Manejo sencillo con tornillo de punta estriada. La raya y el punto pueden ser enfocados gracias al elemento de funcionamiento y girarse 360º, que se puede leer en la escala integrada. Soporte para enganchar y fijar las tarjetas de fijación para retinoscopio dinámico. Incluye dos tarjetas de fijación. El ojo del paciente se adapta a la distancia del retinoscopio. Protección ocular integrada. Cierre de bayoneta para una fijación rápida y segura al mango. Carcasa ligera y resistente al polvo, muy robusta, de plástico resistente a golpes. Sustitución sencilla de la lámpara en la base del cabezal del instrumento. Iluminación Xenón (3.200K)

Catálogos

No hay ningún catálogo disponible para este producto.

Ver todos los catálogos de Rudolf Riester
* Los precios no incluyen impuestos, gastos de entrega ni derechos de exportación. Tampoco incluyen gastos de instalación o de puesta en marcha. Los precios se dan a título indicativo y pueden cambiar en función del país, del coste de las materias primas y de los tipos de cambio.