Colchón para cama médica silverdorm
de espuma90x190 cm90x200 cm

colchón para cama médica
colchón para cama médica
Añadir a mis favoritos
Añadir al comparador
 

Características

Aplicaciones
para cama médica
Tecnología
de espuma
Tamaño
90x200 cm, 90x190 cm
Función
antiescaras
Capacidad máxima

Máx.: 120 kg (264,6 lb)

Mín.: 40 kg (88,2 lb)

Descripción

El mejor colchón para su cama Queremos que se acueste más cómodamente. Por eso queremos presentarle los colchones silverrelax y silverdorm de puracare, que le ofrecen más comodidad que un colchón de espuma convencional. silverrelax con superficie reclinable de espuma de PU silverdorm con superficie reclinable de espuma viscoelástica Los colchones silverrelax y silverdorm de puracare proporcionan alivio óptimo de la presión gracias a su superficie reclinable de espuma de alta calidad. Las aberturas climáticas en la capa superior mejoran el microclima. Las incisiones en forma de V en la parte inferior hacen que que los colchones sean ideales para su uso en una cama con somier regulable de láminas ajustables. Se adaptan a cualquier posición de la superficie de descanso. El revestimiento de plata ionizada del tejido de la funda es antimicrobiano eecto antimicrobiano. La plata reduce la cantidad de microbios nocivos en en el colchón y las almohadas en un 95%. Las personas alérgicas, en particular, pueden relajarse durante la noche y disfrutar de un sueño profundo y reparador gracias a la protección que ofrece la plata Dos superficies reclinables de espuma con una distribución óptima de la presión disponibles: silverrelax: - Superficie reclinable de espuma de PU - espuma sólida - ideal para los durmientes que lo prefieren en el lado fresco - mayor apoyo al darse la vuelta silverdorm - superficie reclinable viscoelástica - espuma más blanda y flexible - ideal para los durmientes que la prefieren en el lado cálido - hundirse y dormirse

---

Catálogos

No hay ningún catálogo disponible para este producto.

Ver todos los catálogos de aks - Aktuelle Krankenpflege Systeme
* Los precios no incluyen impuestos, gastos de entrega ni derechos de exportación. Tampoco incluyen gastos de instalación o de puesta en marcha. Los precios se dan a título indicativo y pueden cambiar en función del país, del coste de las materias primas y de los tipos de cambio.