Termómetro sin contacto VisioFocus® 06400
pediátricomultifunciónfrontal

termómetro sin contacto
termómetro sin contacto
termómetro sin contacto
termómetro sin contacto
termómetro sin contacto
termómetro sin contacto
termómetro sin contacto
termómetro sin contacto
Añadir a mis favoritos
Añadir al comparador
 

Características

Aplicaciones
pediátrico, multifunción
Tipo de medición
sin contacto
Zona de medición
frontal
Intervalo de temperaturas

Mín.: 34 °C (93,2 °F)

Máx.: 42,5 °C (108,5 °F)

Tiempo de medición

1 s

Descripción

Descripción del producto Higiénico y fácil de usar, VisioFocus® es el termómetro sin contacto recomendado por médicos y pediatras: VisioFocus es el único termómetro del mundo capaz de proyectar la temperatura directamente en la frente. Este sistema está protegido por varias patentes como el sistema utilizado en Thermofocus. el único termómetro del mundo que proyecta la lectura de la temperatura el sistema de proyección también indica la distancia de lectura correcta silencioso, no toca la piel y no perturba el sueño de su hijo mide y proyecta la temperatura de los objetos, los alimentos, los líquidos (de 1 a 55°C / 33,8 a 131°F) y la piel, así como la temperatura ambiente Pantalla iluminada en 5 colores 9 memorias Mide la temperatura de tu bebé a simple vista, con VisioFocus®. Visiofocus® toma la temperatura corporal de tu bebé sin contacto y proyecta la lectura de la temperatura en su frente: simplemente revela la temperatura corporal, sin entrar nunca en contacto con la piel. Basta con acercar el termómetro a la frente, a la distancia que el propio termómetro le indique, para que la temperatura de lectura aparezca en la frente. El sistema de proyección indica la distancia de lectura correcta, que es esencial para obtener mediciones precisas. Visiofocus® es un sorprendente termómetro pensado para que las mamás y los papás puedan tomar la temperatura de su bebé con comodidad, seguridad e higiene, pero también con rapidez y precisión, sin despertarle cuando está durmiendo.

---

VÍDEO

* Los precios no incluyen impuestos, gastos de entrega ni derechos de exportación. Tampoco incluyen gastos de instalación o de puesta en marcha. Los precios se dan a título indicativo y pueden cambiar en función del país, del coste de las materias primas y de los tipos de cambio.